Shimizu, golpeo y potencia

Shimizu Kazuya fue el segundo y último refuerzo invernal del Córdoba Patrimonio de la Humanidad. El flamante pívot japonés llegaba en propiedad por un medio año, con opción a otro en caso de permanencia.


El jugador nipón, empezó como juvenil en el Fugador Sumida, en el año 2014, con diecisiete años. Debutó con el primer equipo ese mismo año.


Cabe destacar sus 38 internacionalidades con la selección absoluta de Japón, con la que disputó una Copa Asiática en 2018.


En el año 2018 fichó por uno de los grandes de España, ElPozo Murcia, para jugar en su filial de segunda división. Con el equipo "charcutero" jugó un año y medio a las órdenes de Josan González, actual entrenador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad donde ahora han vuelto a coincidir.


En 2019 hizo un paréntesis en el club murciano para diputar la Champions Asiática (AFC de clubes) con el Thai Son Nam vietnamita, ocupando una de las dos plazas destinadas a jugadores extranjeros. Donde se proclamó máximo realizador al anotar diez goles en los seis partidos disputados.

Ya este mercado llegaría al Córdoba, para luchar por el objetivo de la permanencia en la máxima categoría. Además, este mismo año 2020 ha sido nominado como noveno mejor jugador joven por la web Futsalplanet.

REPORTAJE; Rafa Renero