Bebé y Solano, recordados y analizados por el técnico cordobés "Maca"


Este domingo comienza el Mundial de fútbol sala que se va a disputar en Lituania, donde la selección española buscará el poder lucir la tercera estrella en su pecho. España disputará el martes 14 frente a Paraguay su primer partido, a partir de las 17 horas española y se podrá seguir por GOLTV en directo.


En el combinado nacional dos jugadores cordobeses van a tratar de conseguir esa tercera estrella. Rafael García Aguilera “Bebé” quien ya disputó el mundial 2016 en Colombia y Francisco Javier Solano que va a debutar en un evento del máximo nivel como este.

Ambos jugadores a lo largo de su trayectoria han sido entrenados por varios técnicos, entre ellos el cordobés Miguel Ángel Martínez “Maca” quien hace una valoración de como recuerda a ambos jugadores, en la época que él los preparaba.


“Comento los recuerdos que tengo de ambos jugadores, aunque de eso hace ya mucho tiempo. En el caso de Bebé, estuvo bajo mis órdenes en ocasiones muy puntuales. Yo coincidí con él en el Club Adecor, en la temporada 2005/2006 más o menos, y era aún cadete o juvenil de primer año cuando yo llevaba el Belmonte - Adecor en la antigua 1ª A Nacional. Recuerdo haberlo convocado de manera esporádica para entrenos y algún partido en la segunda vuelta por necesidades del equipo. No fue durante mucho tiempo pero ayudó al equipo pues ya por aquel entonces tenía trazas de llegar a convertirse en un gran jugador, si seguía con esa proyección. En Adecor, casi todo el mundo tenía claro que llegaría a ser un jugador importante en el panorama nacional. Como anécdota, comentar que en Jerez, en una de nuestras salidas en liga, fue capaz de hacer un gol directo de córner, el único que he visto hasta la fecha en mi vida deportiva”.


“En el caso de Solano, yo coincido con él en Bujalance en la temporada 09/10. Llegué al Club a mitad del curso sustituyendo a Dani Rodríguez que hasta entonces había estado haciendo las funciones de jugador-entrenador. Él era un chico de la localidad de apenas 19 años que ya había hecho una buena temporada en la campaña anterior. Pronto me doy cuenta de las grandes capacidades que tenía para jugar al Futsal: gran envergadura, buen juego de espaldas, buen disparo y facilidad para el gol. Ese año compitió también a muy buen nivel, y justo al acabar la liga lo llamaría Jaén y a partir de ahí comenzaría una carrera al alza, que lo ha llevado a estar hoy por hoy representando a España en todo un Campeonato del Mundo. Siento una gran alegría por ellos. Les deseo las mejores de las suertes a ambos y al combinado nacional”.










Maca