Leyendas Cordobesas del Fútsal; Saavedra


Francisco Saavedra Menor, llegó a la máxima categoría fichando por Auto Escuela Séneca, vivió su época de esplendor en el Aquasierra de Villafranca. Guardameta de gran envergadura pero con buena colocación y difícil de sobrepasar.


-¿En qué equipos jugaste?

-En fútbol sala jugué de portero media temporada con el Don Tacón F.S, jugando el campeonato de Andalucía, al quedar segundos en Córdoba. Después estuve unos partidos con el Opur Piscinas, pero por desavenencias internas, lo dejé, fue cuando volví al balonmano y me lesioné. Justo a la semana de lesionarme, me llamó el entrenador de Autoescuela Séneca, Antonio Muñoz y fiché por ellos en diciembre, aunque antes tuve que pasar por el quirófano. Esa temporada debuté en Sabadell y nos salvamos en el último partido en Irún, que casi todos los aficionados de aquella época recordarán. Posteriormente estuve cuatro temporadas más en Muebles Obrero Aquasierra.

Durante esos cuatro años, como había 2 federaciones, cuando se acababa la temporada, jugaba la Copa de Córdoba para no perder el contacto y normalmente lo hacía con Salesianos, el segundo año llegamos a ganarla. Además, con la facultad montamos un equipo en el que estábamos 4 jugadores de Aquasierra (David Torrecilla, Arellano y Jesús Rodríguez) además de otros compañeros de otros equipos y fuimos campeones del Trofeo Rector 4 años. Llegamos a ganar un sector en Madrid y quedamos 7 de España, el equipo era ETEA F.S.


-¿Qué recuerdos tienes de aquella época?

-Los recuerdos son imborrables, no solo deportivamente, porque viajas por toda España, sino a nivel de amigos, te encuentras con muchas personas entrañables, con los que 30 años después sigues teniendo una gran amistad y te da alegría encontrártelos por Córdoba. Cuando eres joven y haces lo que te gusta, y a mí me gustaba mucho, disfrutas de lo que estás haciendo y supone una importante experiencia vital. Es una mochila que te ayuda en multitud de ocasiones a lo largo de tu vida. Además, enfrentarte a los mejores jugadores de España, hacía que te motivases más y quisieras ser mejor cada día, en cada partido.


-¿A qué te dedicas en la actualidad?

-En la actualidad soy Gerente del C.D. APADEMAR en la Instalación Deportiva Municipal Fátima en la que llevo ya 23 años.


-¿Te importa decirme tu edad?

-Tengo 53 años.


-¿Continúas vinculado al fútbol sala?

-Ahora mismo no, ya que debido a la anterior crisis, en APADEMAR tuvimos que dejar los equipos que teníamos en todas las categorías, pues era imposible mantenerlos económicamente. Ahora me relaciono con otros deportes como la Gimnasia Rítmica que es una incipiente realidad en nuestro club o por el balonmano que es lo que practica mi hija, aunque también he sido abonado del Córdoba BM de división de honor plata esta temporada pasada.


-¿Sigues de alguna manera la actualidad del fútbol sala cordobés?

-Claro que sigo el fútbol sala, tanto por redes como por cualquier medio. Aún hay jugadores que han pasado por APADEMAR en la primera plantilla del Córdoba Patrimonio de la Humanidad y me gusta seguirlos.


-¿Qué diferencias hay entre el fútbol sala anterior y el actual?

-La diferencia del fútbol sala actual y el de antes, para mí fundamentalmente son los aspectos tácticos que permiten el desarrollo del juego. La pizarra está al orden del día en los entrenamientos desde que los jugadores son niños y están acostumbrados a asimilar nuevos conceptos con toda naturalidad, cosa que antes costaba un horror. Ahora se parte de una base bastante asentada, los chavales eligen el fútbol sala desde pequeños, antes todos veníamos del fútbol, y la evolución y el aprendizaje y a posteriori el desarrollo de los entrenadores hacen que no tenga apenas nada que ver, en cuestiones tácticas, el fútbol sala de ahora con el de antes. Y esto es así porque la calidad de los jugadores puede llegar a ser la misma, pero la capacidad de absorción de cambios tácticos, incluso a lo largo de un partido es mucho mayor. Antes apenas jugaban 7 u 8 jugadores y ahora todo el banquillo tiene que estar preparado para jugar y darlo todo físicamente el tiempo necesario, lo que, en muchas ocasiones hace que baje la calidad del quinteto en pista ya que no todos los jugadores tienen ni la misma calidad y eso se nota cuando te enfrentas a equipos con banquillos homogéneos de alta calidad.


-Jugaste también a balonmano, ¿ qué diferencias encuentras entre los dos deportes?

-El balonmano y el fútbol sala son deportes absolutamente distintos, a pesar de jugar en la misma cancha. Digamos que existe más control en el balonmano, por cuanto se juega con la mano, pero empieza a haber especialista en defensa, jugadores que solo juegan cuando el equipo contrario ataca, o lo contrario. Es un deporte bastante duro, aunque en los últimos años se ha tendido a proteger muchos más a los jugadores. Si se ve un partido de los años 80, se daban unos palos tremendos y te echaban como mucho 2 minutos, había mucho más contacto. Para según qué equipos, la táctica puede ser muy importante, pero si tienes uno o 2 jugadores "armario" puedes ganar un partido si están entonados y las "enchufan" bien.


ENTREVISTA: Rafa Renero

PATROCINADORES COPA.jpg
laroja.jpg

© 2015 Revista Deportiva El Remate. Coordinada por Serafin Ordoño

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now