Reconocimiento a Francisco Morales Cerezo


El pasado sábado más de cuarenta ex-jugadores de un equipo modesto de los años setenta han querido homenajear al que fuera su Presidente, Francisco Morales Cerezo, en reconocimiento a la labor que desarrollo durante algo más de una década. Otros muchos no pudieron asistir por encontrarse lejos pero que trasladaron su apoyo al homenajeado.


El Aerlyper C.F. fue un equipo muy destacado durante aquellos años en las categorías de infantiles y juveniles. Era muy temido por los rivales por su calidad en aquellos campos. Siempre estuvo en los primeros puestos de la tabla de clasificaciones y año tras año llegaba a las finales quedando ganador en varias ediciones. Por sus filas pasaron unos doscientos jugadores. Este equipo modesto en su existencia cosechó numerosos triunfos. Destacan dos campeonatos de liga, tercera juvenil y segunda, un subcampeonato de primera; fue dos años consecutivos campeón de la juventud de infantiles, consiguió el primer trofeo Torrealba, el Feria de Higuerón, el Campillos de Málaga eliminando a la At. Malagueño y el Málaga que jugaban en categorías superiores a nivel nacional, triangular de Peñarroya, Feria de Vilarrubia y tres veces semifinalistas de la Copa Radio Popular de juveniles y otra vez finalista. Algunos de sus jugadores pasaron posteriormente por el Córdoba C.F y el Betis Deportivo y diversos equipos amateurs de la provincia; y un entrenador llegó a ser el preparador físico del conocido “EuroBetis”, y posteriormente del Caja San Fernando de Baloncesto y la selección nacional, Diego Soto, “the Boss”, como le conocían amablemente sus jugadores también impuso un estilo temible en este equipo por la calidad de su juego, su estrategia y fortaleza física.


Sin socios que lo financiaran, Francisco Morales Cerezo con sus colaboradores como Pedro Liébana y José Antonio Comino supieron dar un carácter familiar a este club que tenía su sede social en un principio al lado del antiguo estadio del arcángel y posteriormente en un piso de la plaza de Colón. Allí los jugadores se hicieron grandes amigos y les ayudo a pasar aquellos difíciles años para la juventud y formarse para el futuro. De aquellos tiempos todos guardan gratos recuerdos, han reconocido y agradecido a su Presidente aquellos años que pasaron junto a él porque supo transmitirles el espíritu de una competición deportiva sana, donde lo importante era el compañerismo, el sacrificio, el compromiso y la seriedad, valores que les ha venido muy bien con posterioridad en el desarrollo de sus vidas privadas y profesionales.


Durante el acto que se desarrollo con un almuerzo en la cafetería de la Escuela de Magisterio del Sagrado Corazón de Jesús, se paso un montaje audiovisual muy emotivo en reconocimiento a la labor realizada por su Presidente, Francisco Morales Cerezo, con una recopilación de fotografías de los años del Aerlyper C.F. y se le entrego al final un guadamecí con el escudo de este club, realizado por un artesano local.


Posteriormente, Francisco Morales Cerezo tuvo cargos de responsabilidad en el Córdoba C.F y el D. Bosco, pero los logros cosechados sin medios económicos, la mayoría de las veces corrió con los gastos, los considera como irrenunciables y se siente orgulloso de ellos y de sus jugadores, que han pasado a ser amigos.